En esta oportunidad quería contarles una historia real que género mucha polémica cuando la publique en otros medios en idioma Ingles.

Es acerca de percepción paranormal, ¿fantasmas?, esquizofrenia, universos paralelos o quien sabe qué.

 

El relato me llega de primera mano, o sea, de la persona que lo vivió.

Esta persona, que llamaremos José, trabajaba conmigo y otros colegas de sistemas en una empresa de reparaciones de computadoras y periféricos.

A la hora del almuerzo conversábamos de temas varios cuando un día, no recuerdo porque, llegamos a contar historias de fantasmas, etc. Todos relatos fantásticos, mitos urbanos y demas incomprobables.

 

Sin embargo José dijo haber vivido una experiencia real la cual pudieron “medir” y comprobar.

Todos giramos hacia él y nos dispusimos a escuchar con atención, así lo afirmaba el silencio que se hizo cuando el termino de decir esas palabras.

Cuando José noto que estábamos esperando su relato, se acomodó, tomo un sorbo de su bebida y comenzó:

 

“Como saben soy Ingeniero electrónico y parte de mi trabajo y experiencia es medir con el osciloscopio y otros equipos (inyectores de señal, tester, etc.) los equipos a reparar, así que es obvio que conozco y pudo leer los resultados de mediciones.”

 

Todos asentimos, era obvio que podía hacerlo, era parte de su trabajo diario.

 

“Bien, como saben gran parte del equipamiento medico electrónico son variaciones de algunos que tenemos acá, como el osciloscopio, así que no tendría mayores problemas en entender el resultado de algunos de ellos”

Nuevamente asentimos.

“Resulta que en cierta oportunidad fui a visitar a un ex compañero de secundaria que también estudio electrónica, pero luego siguió medicina. Se especializo en psiquiatría y trabaja en el instituto más importante de la ciudad atendiendo pacientes críticos.

El día que lo visite, mientras me mostraba partes de las instalaciones y me contaba un poco de su trabajo diario, nos topamos con un paciente que estaba conversando muy animadamente, gesticulando, riendo…con NADIE.

Bueno, eso parecía ya que nosotros no veíamos a nadie cerca. Al parecer le hablaba al aire.

Mi amigo Medico, Juan, me comenta que el paciente sufre de alucinaciones. Carlos, (el paciente), suele conversar con algunas personas o seres que el solo puede percibir.

Sin embargo mi amigo Juan me dice que Carlos realmente está conversando con alguien.

 

Lo miro sin entender ya que podía ver perfectamente que no había nadie con quien pudiera estar conversando.

Juan se acerca a Carlos, lo saluda, conversa y lo invita a seguirnos.

Llegamos a una habitación con aparatos de medición en donde asistieron a Juan y conectaron a Carlos.

Este siguió su charla con quien sea y al rato lo despedimos y nos quedamos solos con mi amigo Juan.

En ese momento que dijo si podía entender los resultados de las mediciones, a lo que asentí.

Me paso los resultados y era evidente que el cerebro del individuo estaba siendo estimulado de alguna manera ya que el escuchaba a alguien, sus ondas mostraban estimulo, él hablaba, escuchaba, respondía, pensaba, todo como si estuviera frente a alguien de carne y hueso, que nosotros no veíamos.

Juan me explico que las mediciones con el sujeto fueron exhaustivas. Sus oídos escuchan, sus ojos ven, su cerebro recibe los estímulos de alguien invisible a nuestros ojos. Todos sus sentidos detectan la presencia de una o más personas con la que interactúa.

 

 

Entonces la pregunta de Juan es.

¿Quién está sano, el o nosotros? ¿Qué parámetros son los correctos? ¿Los nuestros o los suyos?

Si bien clinicamente esta diagnosticado como esquizofrénico.

¿Quién puede asegurar que es así?

¿Cómo asegurar que están enfermos?

¿No será que pueden percibir otros planos de realidad?”

 

Fin del relato de José

 

Nota:

Esto no es ninguna apología ni defensa de la esquizofrenia ni desvalorizar el trabajo de los psiquiatras, solo una historia.

Nadie tiene la verdad.

 

Gracias