¿Qué dices? ¿Bienestar y desapego? ¿Desapego a qué?

Déjame explicarte.

A la hora de buscar alcanzar cualquier objetivo en nuestra vida (económico, intelectual, físico, etc) activamos en nuestro ser una serie de “modalidades” que de acuerdo a nuestra educación, cultura, sucesos vividos y demas, nos ayudan a conseguir el ansiado objetivo.

 

Y aquí aparece el mencionado Desapego.

 

Cuando ansiamos algo, lo deseamos realmente, soñamos con ello, lo vivimos como si ya lo tuviéramos en nuestras manos, ejercemos una fuerza de atracción hacia ello y otra de repulsión.

La de atracción es sencilla, al “Crear“ algo en nuestra mente, se hará realidad SOLO si nos dirigimos hacia ello, vale decir.

Si deseo comprar un automóvil de tal marca, modelo y año seguramente empezare a ahorrar, buscare precios, mirare algunos, preguntare a quien lo tenga sus particularidades, etc.

Con el correr de los días me arcare más al momento de la compra del producto “activando” distintas acciones en pos de ejecutar la tares que INICIALMENTE nació como un pensamiento, luego fue un deseo y pronto será una realidad.

 

Ahora bien, hasta acá todo perfecto.

Sin embargo la mayoría de las veces nos “aferramos” al deseo con tanta fuerza que lo alejamos de nosotros ya que no sabemos utilizar el Desapego.

Esta es la fuerza de repulsión mencionada anteriormente.

Al estar pendientes del no-logro de nuestro deseo, lo alejamos cada vez más.

Al contar las horas y los días que nos quedan para conseguir tal o cual deseo, simplemente lo estamos “deshaciendo”.

 

Debemos desapegarnos del deseo

 

El desapego es sencillamente desprenderse de la ansiedad por conseguir lo que nos propusimos.
Si bien en articulos anteriores leerán que la perseverancia es la clave para conseguir cualquier cosa que nos propongamos, la misma SIN desapego no funciona.

Bienestar y Desapego

Bienestar y Desapego

 

 

 

 

 

 

 

 

Ejemplo de Desapego

 

Quiero cambiar el auto.

Deseo uno nuevo, busco la forma de conseguirlo trabajando extra, ahorrando, pidiendo un crédito, cómo sea. PERSEVERO en la intención y agoto las herramientas a mi alcance.

Hasta acá vamos bien, tengo una idea, luego un deseo, a continuación una acción o serie de acciones en pos de alcanzar el objetivo….y acá puede aparecer el error. Si me desespero por el paso del tiempo y la no-concreción del objetivo, estoy haciendo mal las cosas.

Debería “desapegarme” del hecho creyendo que ya  conseguí lo que me proponía SIN estar ansioso.

 

Nuevamente.

Quiero el auto nuevo, hago todo lo que está a mi alcance para obtenerlo…activo el desapego y CREO que lo conseguiré tarde o temprano, ya está, NO me transformo en un ansioso desesperado contando los minutos, simplemente SE que ya estoy en el camino a conseguirlo y que es cuestión de tiempo el ternero.

 

 

Al principio es dificilísimo hacerlo, lo sé por propia experiencia, pero a medida que vayas practicando con tus propios sueños veras que lo harás de forma natural.

 

Resumen:

Si te estresas pensando en lo que deseas obtener solo lo alejas de ti, relájate, desapégate de la ansiedad y cree que ya estás en camino a lo que te propusiste SIN angustiarte.