Ley de la Relatividad

relatividad

La base de la Ley de la Relatividad es que nada es definitivo hasta que se compare con otra cosa o situación.

No existe algo malo o bueno, grande o pequeño, desastroso o afortunado si no lo relaciona con algo más, es decir, si usted compara su situación actual con la de alguien más siempre habrá dos posibilidades: se sentirá desdichado o bendecido por su buena fortuna. Use esta ley a su favor, intente “ver” el lado bueno de las situaciones, NO se compare con algo o alguien mejor, ya que se sentirá obviamente disminuido, siempre hay alguien peor que usted, con lo cual usted “sale ganando”, aunque esto parezca cruel, siempre es así, ocurre a cada minuto de cada día, siempre hay alguien mejor o pero que usted o una situación en esos términos.

Las leyes del pequeño son las mismas leyes del grande, pues no hay grande ni pequeño si no se tiene otro punto de referencia con el cual comparar.

Si usted no posee valores, entonces, ¿como podría juzgar lo bueno de lo malo?

Y si los posee, entonces, ¿Por qué seleccionar lo que le perjudica? Elija lo que le beneficia,

Si decimos que yo gano X dinero por mes y mi vecino gana XX en ese periodo, pero otro compañero gana x, entonces, me comparare con “x” ya que gana menos que yo y la ley me beneficia.

La mejor actitud es enfocarse en aquello en lo que usted es eficiente. Utilice la Ley de la Relatividad para realzar su ego, seguridad y amor propio.

Observe las siguientes figuras:

A

B

C

Cuando relacionamos la figura A con la B, B resulta ser la figura más grande, sin embargo, si la relacionamos con la figura C, entonces esta última es más grande.

En realidad la figura B no es en sí grande o pequeña, simplemente ES. Nosotros somos los responsables de otorgarle características a la figura B –y a todo lo que nos rodea- basándonos en la percepción que tenemos de otras figuras.

Enfóquese en lo que usted es bueno, todos tenemos talentos y virtudes especiales y únicas. Haga el habito de amplificar sus talentos, sus virtutes sus capacidades y se dará cuenta que no tiene que envidiarle a nadie lo que otros tienes, o son. Usted es un diamante, y lo que debe hacer es pulirse para que sus talentos brillen y nunca tenga que comparar a alguien más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *